Agricultura orgánica

La agricultura orgánica es un sistema de producción que mediante el manejo racional de los recursos naturales, sin la utilización de productos de síntesis química, brinde alimentos sanos y abundantes, mantenga o incremente la fertilidad del suelo y la diversidad biológica. Es el resultado de la acción individual de agricultores apoyada por los movimientos ecologistas (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica-IFOAM), frente a riesgos inherentes al uso excesivo o al mal uso, en cuanto al momento y forma de aplicación, de los productos químicos, para convertirse en una nueva concepción de producción de alimentos.

En nuestro país existe una asociación que agrupa a todos aquéllos vinculados con este tipo de producción (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica-MAPO) y toda una estructura legal de fiscalización, cuya normativa para la producción de alimentos orgánicos enfatiza el empleo de técnicas relacionadas con el reciclaje de materiales orgánicos para mejorar la fertilidad del suelo y el control biológico de plagas y enfermedades y el uso de semillas provenientes de sistemas de producción orgánica.

Frente al sostenido crecimiento de la demanda mundial de productos de origen orgánico (cereales, papas, hortalizas, frutas, carne, leche, etc.), existen en el territorio nacional grandes posibilidades para este tipo de producción, dado que el nivel de uso de los agroquímicos no ha alcanzado valores críticos de contaminación.

Un ejemplo es la producción de leche orgánica. Para ser calificada como tal, deben cumplirse una serie de normas, entre las cuales se señalan:

  1. El grueso del forraje empleado debe ser producido ecológicamente, vale decir, sin el empleo de fertilizantes artificiales o de cualquier otra sustancia.
  2. En la formulación de alimentos balanceados, está prohibido el empleo de antibióticos, aminoácidos sintéticos y hormonas estimulantes del crecimiento.
  3. En los meses de verano el ganado debe pastar, y en la temporada invernal, debe tener acceso a corrales abiertos y cama de paja.
  4. Se permite el uso de medicamentos veterinarios, pero se requiere, después del tratamiento, un período doble del normal para proceder al ordeñe para el consumo.
  5. Para la fertilización de los cultivos forrajeros o de cualquier otro cultivo que se destine a la alimentación animal, se deberá recurrir a fertilizantes orgánicos, principalmente estiércol, con un volumen máximo permitido por unidad de superficie.

La agricultura orgánica y sus reglamentaciones exigen criterios de calidad que involucran también el tipo de envase empleado para los productos comerciales de agricultura, evitando aquellos que puedan presentar algún grado de toxicidad (Ej. envases plásticos)

En nuestro país la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación por Resolución N° 423 del año 1992 reglamenta y regula las actividades vinculadas a la agricultura orgánica.

Elsa Muro

Ver 

Agricultura
Agricultura sostenible
Biodiversidad
Recursos naturales

Bibliografía

- AMICI A., 1990. Nuevas prioridades en la agricultura de los países desarrollados. En: Agricultura sostenible. INTA.

- GÓMEZ P. 1996. Agricultura orgánica.Experiencia Dinmarquesa. En Campo y Tecnología. No. 29. Ed.INTA. Buenos Aires. República Argentina.

- IFOAM.Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica

- MAPO. Movimiento Argentino para la Producción Orgánica).

Volver a la Página Anterior