Hongos, Función ambiental  

Los hongos son organismos eucariontes y saprótrofos, es decir que se alimentan de materia orgánica muerta: restos de plantas y animales, sustancias de desecho, productos sintéticos y cualquier elemento soluble que difunda en el medio. Necesitan compuestos carbonados ricos en energía elaborados por otros organismos; son descomponedores por excelencia cumpliendo un papel muy importante en los ciclos de los nutrientes junto con las bacterias, actinomycetes y protozoos.

Cualquier especie fúngica es capaz de descomponer sólo ciertos compuestos orgánicos (celulosa, quitina, queratina, lignina, proteínas, hidrcarburos, etc.) y un cierto número de microorganismos incluyendo a bacterias y protozoos, son requeridos para llevar a cabo la completa descomposición del residuo, existiendo una secuencia que depende de sus habilidades nutricionales. Algunas especies inician el proceso de descomposición, pero su actividad se detiene ante la acumulación de determinados metabolitos (productos del metabolismo) o por la incapacidad de proseguir el desdoblamiento por falta de enzimas adecuadas, siendo reemplazadas por otros que continúan y terminan el proceso.

Asimismo, los hongos pueden vivir a expensas de tejidos vivos de un organismo, absorbiendo azúcares y aminoácidos simples de las células vivas del hospedante (biótrofos), por lo que ocasionan enfermedades; o bien le causan la muerte por toxinas o la destrucción de tejidos por enzimas y luego utilizan la materia orgánica (necrótrofos). También pueden intercambiar sustancias asociándose con otros organismos (simbiosis), tales como cianobacterias o algas verdes para formar los líquenes, o pueden encontrarse en el suelo vinculados con raíces de plantas superiores, formando micorrizas.

Morfológicamente pueden ser unicelulares o más comúnmente estar formados por hifas, que en conjunto forman el micelio; pudiéndoselos encontrar en todo tipo de ambientes, terrestres o acuáticos, ocupando diferentes nichos ecológicos, con producción de esporas de distinto tipo y origen, dispersadas por el viento, agua o vectores tales como insectos o vertebrados.

Son organismos aeróbicos o anaeróbicos, (es decir que dependen o no del oxígeno para vivir), por lo que muchos de ellos son utilizados para la elaboración del vino, pan, quesos, ácidos grasos, antibióticos y otros productos químicos.

Mónica Steciow

Ver

Cadena alimentaria
Red alimentaria
Biodegradación

Biorremediación
Biodegradación de hidrocarburos
Rizósfera
Micotoxicosis
Aflatoxinas

Bibliografía

- ALEXOPOULOS,C.J. & C.W. MIMS, 1985. Introducción a la micología. Ed. Omega. 638 págs.

- WEBSTER,J., 1991. Introduction to fungi. Cambridge Univ. Press. 669 págs.

 

Volver a la Página Anterior