Nutrientes

Son los elementos necesarios para el desarrollo normal de los organismos y que no pueden ser sustituidos en su función por ningún otro elemento químico.

El crecimiento y la diferenciación de un organismo requieren un suministro continuo de minerales que cumplen muy diversas funciones: síntesis de proteínas (carbono, nitrógeno, fósforo, azufre), formación de las paredes celulares y huesos (calcio), cofactores enzimáticos (magnesio, calcio, manganeso, molibdeno). La cantidad de elementos y las proporciones relativas requeridas dependen de la especie, de la edad del organismo y de las condiciones de crecimiento.

La actividad del hombre ha provocado recurrentemente el incremento de la concentración natural en que se presentan los nutrientes. Los casos más evidentes son los del fósforo y el nitrógeno en muchos ambientes acuáticos, que conducen a la eutroficación de los mismos. El incremento de la concentración de estos dos elementos está directamente vinculado principalmente al uso indiscriminado y masivo de detergentes (polifosfatos) y fertilizantes (nitrógeno).

La presencia de nutrientes en los ecosistemas es indispensable, pero el incremento descontrolado de alguno de ellos provocará desequilibrios en los mismos y efectos indirectos de distinta magnitud.

Laura De Cabo

Ver

Eutrofización
Plantas acuáticas
Contaminación
Nitratos

Bibliografía

- Medina, E. 1977. Introducción a la ecofisiología vegetal. Serie Biología, Monografía científica Nro. 16, OEA. 102 págs.

- Margalef, R. 1991. Ecología. Omega. 951 págs.

 

Volver a la Página Anterior