Organoclorados

Los organoclorados conforman un grupo de pesticidas artificiales desarrollados principalmente para controlar las poblaciones de insectos plaga. Su origen se remonta a la fabricación del DDT (diclorodifeniltricloroetano) en 1943. De ahí en adelante y por muchas décadas, dicho clorado fue un arma importante en la lucha química y una casi ineludible en el control del mosquito Anopheles transmisor de la malaria.

Su acción, como casi todos los insecticidas, es a nivel del  sistema nervioso, generando alteraciones de la transmisión del impulso nervioso.

Los organoclorados son, en esencia, hidrocarburos con alto contenido de átomos de cloro y fueron los insecticidas más criticados por los grupos ecologistas. El DDT fue casi un símbolo de veneno químico, debido a su difícil degradación y su gran acumulación en el tejido animal, característica ésta que comparte con los demás integrantes del grupo.

Existen casos de resistencia de insectos a organoclorados, principalmente al DDT, dado el gran uso que se ha hecho del mismo. Como en el caso de los carbamatos y los organofosforados,  es recomendable un uso moderado de estos productos.

Aldrín, clordano, dieldrín, endrín, heptacloro, HCH (hexaclorociclohexano), lindano y toxafeno son organoclorados integrantes de la llamada “docena sucia” que engloba a aquellos pesticidas que más problemas ambientales han generado. Actualmente los organoclorados están prohibidos en Argentina y en casi todo el mundo y para casi todos los usos, debido a sus problemas de acumulación, a su alta estabilidad química, su gran estabilidad a la luz y su difícil degradación biológica. En algunos casos inclusive, se ha comprobado que son carcinogénicos y mutagénicos.

Lamentablemente existe un uso clandestino de los organoclorados, incluído el DDT, debido a su entrada por contrabando y un uso agrícola con escasos controles internos.

Alternativas

  • No emplear pesticidas organoclorados ni aquellos que no posean una indicación clara de sus componentes activos.
  • Utilizar pesticidas de alta degradabilidad y escaso efecto tóxico  ambiental.
  • Denunciar el uso de los mismos.
  • En el uso agrícola no realizar un uso excesivo de una sola  familia de insecticidas ya que podría generarse resistencia. Intercalar productos que tengan un distinto modo de acción.

Fabián Tricárico


Ver

Producto fitosanitario
Biocida
DDT
Sustancias cancerígenas
Efecto tóxico
Mutación
Toxicidad
Carbamatos
Organofosforados

 

Bibliografía

-HAYES, W.J. Jr. 1975.- Toxicology of pesticides. The Williams and Wilkins Company, USA.

-WILKINSON, C.F. 1976.- Insecticide biochemistry and physiology. Plenum Press, USA-UK

 

Volver a la Página Anterior