EVOLUCIÓN URBANA Y DEMANDA DE AGUA

                                                                                                Ms.Sc. María C. García (CIG-UNCPBA)

El emplazamiento de la ciudad de Tandil, está inserto en un ambiente serrano y de piedemonte de las sierras de Tandilia. Estas sierras conforman un relieve muy antiguo que da una impronta de dinamismo a la llanura pampeana sobre la que se levanta.

En este medio natural de sierras la problemática hídrica de inundaciones ya ofrecía manifestaciones desde la época fundacional. A partir de la fundación del Fuerte Independencia, que le diera origen en 1823, el pueblo se fué extendiendo hasta crecer más allá  de los arroyos que hoy la atraviezan.

Con el crecimiento de la ciudad, los usos del suelo urbanos fueron ganando terreno al área rural. Así se fue extendiendo desde el ambiente de Piedemonte Central o interfluvio entre los arroyos Blanco y del Fuerte, hasta alcanzar al colector principal e internarse en un ambiente llano. Si se analizan los mapeos correspondientes a la delimitación del área urbana de acuerdo a los vuelos aerofotográficos 1970 y 1981, y se compara a su vez, el mapeo de 1981 con el mapa de Uso del Suelo de Tandil 1990 (García, 1990), se pueden comparar en los crecimientos experimentados en cada período y de acuerdo a los ejes de crecimiento que se han experimentado.

Crecimiento de masa urbana y periurbana en 1971.

Masa urbana y periurbana en 1989-90.

Arterias y zonas comerciales principales (colores naranjas y rojos)así como franjas verdes de localizaciones residenciales más recientes (Color Verde claro) ocurridas hasta el año 1999, nos muestran más que un crecimiento en masa compacta un desdibujamiento del antiguo concepto de periferia urbana, en el cual hoy coexisten tanto planes de vivienda estatal, countries, industrias, etc.-

Con respecto a los ejes de crecimiento, se puede hacer una clasificación en tres tipos: Eje de crecimiento Espontáneo, Ejes Planificados y Ejes Inducidos.

Eje Espontáneo: es aquel construido a partir de núcleos de viviendas que se instalan en un área de la ciudad que no ha sido contemplada desde el Planeamiento. Así por ejemplo el área del Valle del Arroyo Langueyú, al Noreste de la ciudad, es un área del perímetro urbano que siempre ha venido sosteniendo un crecimiento de este tipo, aunque no cuenta con el apoyo municipal ni el tendido de los servicios y equipamientos mínimos para las viviendas.

Eje Planificado: es aquel en el cual ha existido algún tipo de promoción a partir de localización de establecimientos importantes, el asfaltado y o mejoramiento de calles de acceso y el tendido de red de agua y servicios hasta dicho establecimiento (creando la posibilidad de la extensión y conexión en lugares donde antes no existían). Un eje Planificado puede no tener éxito debido a problemas de hacer llegar los servicios y equipamientos necesarios (Ejes sobre el área serrana del Sur de la ciudad), pero generalmente se comportan de acuerdo a lo esperado (Ejes hacia el Norte, donde se halla instalado el Parque Industrial Tandil; y Ejes Centro Este y Sur Este, donde se localizan las instalaciones de la Sociedad Rural Argentina y del Campus Universitario).

Ejes Inducidos: Son aquellos que resultan del trabajo especulativo inmobiliario, promocionando un área con terrenos a pagar en cuotas, que en algunos casos se trata de terrenos con inaptitudes graves para la instalación de la vivienda. Son ejemplos de estos ejes la zona inundable del Valle del Langueyú, los terrenos ubicados pegantes y o sobre el entubamiento de los arroyos Blanco y Del Fuerte (también inundables) y los predios de loteos de Sierras que se han promocionado en la Capital Federal, haciendo alusión a "Sea dueño de tierras en la Sierra de Tandil. Vista al Lago de la ciudad. Esta es una oportunidad única". Estos terrenos fueron casi todos vendidos, pero no se pudieron construir viviendas debido al problema de la provisión de agua.  
 

En general, relacionando los crecimientos ocurridos entre 1971-1981 y 1981-1990, se puede observar que la ciudad fue modificando, completando y extendiéndose en su trama, y definiendo ejes de crecimiento que corresponden a las diferentes categorías antes descriptas.

Entre los años 1971 y 1981, primer período de análisis, se contempla el crecimiento más importante de la trama urbana, tanto por la extensión en superficie como por el crecimiento poblacional. La trama urbana del 81 cubre las manzanas o porciones de manzanas que se hallaban libres de uso en 1971. Así se materializan construcciones levantadas a ambos lados e inclusive por encima de los entubamientos (se debe considerar que la obra de entubamiento de arroyos se concretó en 1973). Las áreas que experimentaron mayores evoluciones se concentraron en las zonas del perímetro urbano, donde pequeños núcleos se ven densificados, se extienden parte de los servicios y equipamientos. Así la ciudad crece principalmente desde el Piedemonte Central hacia el Norte ( en ambiente de Piedemonte NO), hacia el Este (hacia el Piedemonte Oriental) y hacia el NorEste (Valle del arroyo Langueyú en ambiente de Piedemonte distal). Hacia el área serrana del Sur, se evidencian algunos crecimientos de viviendas de fin de semana. Forman en su conjunto una serie de cuñas que ensanchan los núcleos de avance que se observaban en 1971.

Los ejes de crecimiento principales en este periodo se consideran de dos tipos: Inducidos, Programados y Espontáneos. Si bien los ejes de crecimiento urbanos y periurbanos se orientan principalmente hacia el trazado de la Ruta Nacional 226 (Elemento programado), ello no implica que todos las direcciones de ejes se hayan acompañado por la extensión de servicios o hayan tenido el apoyo del municipio local. En el caso del completamiento de la trama en inmediaciones de los cursos de los arroyos Blanco, Del Fuerte y Langueyú, se trata de ejes Inducidos y Espontáneos. Inclusive el trabajo de especulación inmobiliaria llegó a vender terrenos que coincidían con el eje de los entubamientos de arroyos, sobre los que está prohibido construir.

Para el segundo periodo considerado (1981-1990) se observa:

El completamiento o densificación de la trama urbana sobre los siguientes ejes: Norte, en el cual incidió la localización del Parque Industrial Tandil y una serie de mejoras de equipamientos y servicios en el área. Este, con la inclusión de un nuevo eje al Sureste, movilizado a partir de la instalación de la sede del Campus Universitario de la Universidad local. En este caso también se acompaño el crecimiento de la trama con la extensión de equipamiento y servicios. Noreste, con una densificación de las viviendas en ambiente del valle del Langueyú en ambiente de piedemonte distal. En este caso se trata de un eje espontáneo e inducido. Es decir no ha sido acompañado por la extensión de equipamientos y servicios, y su población, si bien en algunos casos se trata de ocupantes o instalados ilegalmente (en terrenos y casas que no son propios y sobre los que no pagan alquiler o renta), en un 80 % se trata de terrenos comprados a reducido valor o pagado en cuotas a largo plazo. La dirección de este eje, si bien es hacia la llanura, siguiendo al curso del colector principal del valle, al llegar a la llanura experimenta un cambio. Si compara con respecto al crecimiento urbano experimentado en la llanura durante el período anterior, vemos que esta ha sufrido un retroceso de los usos urbanos y se ha orientado a un crecimiento de usos periurbanos rurales. De allí que las viviendas en el censo de 1991 nos muestren un decrecimiento, mientras en cambio son los usos de servicios al agro los que se han radicado en el lugar. Así vemos gran cantidad de establecimientos de silos, venta de agroquímicos, venta y reparación de maquinarias agrícolas, etc. Sur, con un crecimiento periurbano que en gran parte se trata de un eje expontáneo, el cual ha sido acompañado por acciones planificadas de construcciones de barrios. Los crecimientos espontáneos se dan por un crecimiento de las viviendas de fin de semana y o viviendas particulares de muy buena estructura edilicia y perforaciones de pozos de agua propios. Se trata de localizaciones en área consideradas turísticas, como son las inmediaciones de el Lago del Fuerte, Sierra del Tigre, El Centinela, Pié del Cerro Calvario y Cerrito de San Martín. En cuanto a los barrios de viviendas planificados, estos se ubican preferentemente en los valles serranos y en cercanías del piedemonte, y en todos los casos se han construído equipamientos y tendido de los servicios básicos.
 

Para el tercer periodo considerado 1990-1999:

Los cambios de la ciudad en los años noventa se efectúan en forma más radical, y son estructurados desde la faz privada con casi nula intervención o planeamiento desde el estado. Se pueden reconocer dos etapas 1991-1995 y 1996 - 1999, encontrando que la segunda tiene un ritmo más acelerado y más arriesgado en las inversiones y transformaciones; aunque para fines del 99 comienza a perder velocidad (recordemos que nos encontrabamos en un momento de elecciones generales).

Entre 1991 y 1995 se producen una serie de radicaciones "sobredimensionada" (como cataloga Velázquez, 1997-) de bancos (Galicia, Boston, Español, Rio, Francés, Bansud) y otros establecimientos de finanzas de nivel nacional e internacional se localizan y relocalizan dentro del centro comercial tradicional (figuras 3 y gráfico 2). Estos locales céntricos son acompañados por un mercado inmobiliario dinámico sobre todo en determinadas áreas de la ciudad. En el área céntrica antiguos edificios son derribados ante la necesidad de contar con un servicio de estacionamiento. Otros son reciclados y constituyen sofisticados bares (Soda, Liberpool, Pizza Pizuela), pubs (Carapiedra, Goden, Casa de Piedra) discos (Marilyn, Plateado, NY, Woody) salas de Microcines (Cines-Centro) y o refinados restaurantes (900, Isolina) lugares de expendio de alimentos (La esquina del Queso, Syquet), empresas comerciales de alto vuelo (Megatone Hogar, Musimundo, Bucatán) y empresas de servicios (OCA, Andreani, Telefonía Celular Salvi, empresas de Remises y Cadetería). Parapela y paulatinamente se producen relocalizaciones de comercios que se instalan en arterias de acceso al radio céntrico, pero fuera de él, en búsqueda de un valor inmobiliario menor ya sea de compra o locación. Así se materializan nuevos espacios comerciales principalmente sobre calle Rodríguez a ambos lados del Centro, calle 9 de Julio (hacia el Sur del Centro), y calles San Martín y Gral Pinto (hacia ambos lados del centro).

Surge la Construcción y Proyección de nuevos edificios en altura en el centro y esta onda constructiva avanza hacia la periferia, en una ciudad en la que las normas de construccción prohíben edificios de más de 11 pisos dentro de determinadas zonas fuera del centro.

Fuera del área céntrica se instala un hipermercado y centro comercial ligado a la Empresa Norte, cambiando radicalmente la cotidianeidad de las compras de tandilenses e inclusive de habitantes de ciudades cercanas (Azul y Olavarría). Este hecho trajo aparejado la planificación de estrategias de los comercios radicados en el centro, quienes en el periodo siguiente llevaron a cabo modificaciones en dicha área.

Hacia las periferias se suman la construcción de "chalets adosados" y viviendas sofisticadas en áreas "verdes" y en barrios cerrados; una serie de grandes industrias (vinculadas a un mercado externo) son restructuradas (agrupamientos y cambios de capitales intervinientes y cambio en líneas de producción) y modernizadas (reformas de edificios, maquinarias y tecnología operativa); la aparición de centros comerciales (hipermercados y centros comerciales con salas de multicines incluidos); la remodelación y ampliación de servicios de hotelería especializada en el área serrana dieron lugar a incorporación de SPA, Areas de Tracking, Servicios de Escalada en sierras, Cabalgatas de ascenso. También ocurrieron la privatización y conseción de áreas de servicios urbanos y puntos de turismo en auge (El Centinela, Lago y Balneario Municipal) y la radicación privada de nuevas empresas ligadas al desarrollo turístico (Restaurants incorporan centros de convenciones, Nuevos Hoteles, Cabañas, Servicios de empresas con circuitos turísticos guiados, etc). Aparecen la radicación de cementerios-parque ubicados y vendidos como paraísos, remansos y praderas de paz.

En los entornos del área rural aparecen antiguos cascos de estancias convertidos en Hoteles y Casas de campo.

Las industrias que logran mantenerse en el sistema, lo hacen por medio de negociaciones de no radicarse en el Parque Industrial Tandil (aunque el mismo ya existe desde el periodo anterior) y en algunos casos haciendo reducción de empleo. Según Lan y Basconcelo (1998) las empresas grandes reducen su planta de personal mientras que las pymes incrementan notablemente el número de personas empleadas. Esta afirmación marca un comportamiento de estrategias entre las empresas grandes que cuentan con parte de sus capitales extranjeros ( y son las unicas en ese momento ligadas a la exportación de producción metalmecánica), y las pequeñas y medianas de capitales locales y nacionales. De todos modos, la desocupación debido a despidos de estas fuentes de trabajo, tienen su máximo exponente en octubre de 1995, luego del cual aparecen tendencias hacia una recuperación de estas "ondas temporales" (Giamberardino, G.; 1999).

Junto a esta serie de cambios surgidos, cada vez más se diluye más la posibilidad de un planeamiento u "ordenamiento" desde el gobierno de la propia ciudad. De ese modo se inatauran la flexibilidad y precariedad laboral que en gran parte de los casos originan el "pulular de locales temporales" destinados a servicios varios (agencias de remises, kioskos, verdulerías, casas de venta de ropa, etc). Estos locales aparecen como semilleros luego de despidos, fin de contratos e indemnizaciones, y se caracterizan por tener una duración inexplicable desde una evaluación económico-financiera, ya que muchas veces exceden a la duración en el tiempo de lo las origina: el monto recibido por un despido. En un nivel de menor intervención de capital, mayor aporte de trabajo y en algunos casos mayor tiempo de duración se encontrarían los lavaderos manuales de automóviles y los servicios a domicilio (desde eléctricos, plomería y hasta los de mensajería o cadettes).

En el periodo que va desde 1996 y hasta 1999, se agudizan los cambios dentro del centro principal, y se introducen nuevas radicaciones periféricas que modifican aún más la integridad del centro de la ciudad.

Remodelaciones en iluminación pública, forma de presentación de mercadería, organización en la forma de venta, y promociones del Centro principal, juegan un papel importante de revitalización, pero no da los resultados esperados por los comerciantes que empujaron el proyecto (Asociación de comerciantes de las calles Rodriguez, Asociación de Empleados de Comercio, Comisión de la Calle San Martín y Camara de Turismo de Tandil).

Edificios reciclados y remodelados en el Centro y periferia del Centro constituyen un nuevo atractivo con locales que incluyen desde restaurantes (Les Oranges, El Rancho, El Quincho, El Molino, La Cuadra, Norte), pizzerías (Cosa Nostra, Don Peppone) bares (Soda, Bar Tito, Tijuana, ) discos (Acero, 25 de mayo), Pubs (Paca Bar, Cielo ), Hoteles ( Dior, Gandolfi, Hostería) y empresas de servicios (locales de Aseguradoras y empresas de AFJP, de telefonía celular -Miniphone, Motorola, nuevos locales de Telefonía Salvi-, Locutorios, cibercafés, servicios de internet para empresas, etc) y empresas grandes de artículos del Hogar (Otero, Bucatan). Contrastan casas remodeladas dedicadas a la venta de regalería y muebles soficticados junto a locales de venta de artículos importados a bajo costo ("Todo por 2" se denominan aquí, "equivalente" a Todo a 100 "pelas" –menos de un dólar- de España o a un "all .50" de USA).

Nuevas radicaciones bancarias no locales (Banca N. L.; Trasandino) y locales (Sosiedad Española, Banco Balcarce, Mira) así como aparición de nuevos servicios se llevan a cabo no sólo en el centro. Las estaciones de "servicios" comunmente funcionales para el expendio de combustibles, son modificadas y remodeladas constituyéndose en minimercados y bares ("AMPM") de comida rápida en las que se incluyen cajeros de bancos de redes Banelco y Link.

Se continúa con la remodelación y recuperación de edificios que se convierten en centros comerciales e hipermercados (Supermercado y centro comercial Aragone –que comenzó como una empresa de capital nacional hoy propiedad de Carrefour- instalado en las manzanas de la ex fábrica BIMA, metalurgica local que presentara quiebra en 1977, y una extensión de un supermercado de firma local denominado Monarca, reacondiciona el antiguo Mercado Municipal al que convierte en un minicentro comercial que dinamiza la avenida que lleva hasta la Estación de Ferrocarril), y luego se expande y remodela su local céntrico .

Hacia la periferia urbana se materializan barrios cerrados (Country de Tandil cercano al barrio Golf, el cual está programado para que funcione en forma independiente de la ciudad); Chalets de la Sierra al pie de Las Ánimas, Barrios de Departamentos en predios no abiertos (Barrio Calvario). Ellos marcan y muestran un dinamismo impuesto desde empresas del mercado inmobiliario que se dirigen hacia ejes diferentes a los que se venían dirigiendo las instalaciones de áreas residenciales. Lo nuevo además es que mediante financiación privada a estas viviendas no sólo accede una clase social alta, sino una clase media con trabajo estable.

En este último periodo, y también por iniciativa privada, se reactiva la construcción de viviendas unifamiliares que materializan un eje no explotado hacia el Sur de la ciudad, en inmediaciones del Lago del Fuerte, y cubriendo una franja comprendida entre Avenida Avellaneda (por el Norte), el Cerro Parque Independencia (por el Oeste), Avenida de circunvalación López de Osornio (al pié de la sierra, por el Sur), y zona del Cementerio Municipal y Golf Club (Por el Este), tendiendo a materializarse un eje o franja que uniría esta zona residencial a la del Country de Tandil y el Barrio Golf.

Este dinamismo ha traido aparejado nuevas localizaciones comerciales sobre las arterias Avenida Avellaneda (ubicada al Norte de la franja), Avenidas Alvear, Bolíbar y Brasil (ejes transversales de la franja), y comienzan a aparecer algunos comercios sobre la calle Fugl entre calles Lamadrid y Rubén Darío. Pequeños a medianos supermercados, grandes carnicerías, panaderías y kioskos como elementos de primera necesidad, para luego dar lugar a Heladerías, Gimnasios, Inmobiliarias, Bares, Pizzerías, Retaurantes, Viveros, Fotocopiadoras, Videos, Nuevas discos.

También se observa la construcción de viejos planes de vivienda con recursos provinciales. Se construyen y se entregan 60 de las 120 viviendas duplex (programadas desde el 89) de la mutual AMESYA, con fondos del Instituto Provincial. También se comienzan a construir planes postergados por casi diez años como los planes de SMATA.

Por otro lado, a través de iniciativa municipal, se organizan planes de autoconstrucción dirigidos a estratos socioeconómicos más bajos, en los que los fondos para materiales provienen de la provincia (IPVivienda), mientras que los puestos de obreros son afrontados por el Plan Trabajar. Con la Mutual y Sindicato de empleados de la Universidad, se levanta en dos años, un plan de viviendas (con diseño de barrio cerrado). Se trata de 78 viviendas tipo chalet inglés adosados logradas a partir de un credito del Instituto Provincial de la Vivienda (Lendez, H.; Secretario del Gremio de la UNCPBA en conversación difunfida en medio local ).

La característica de estos barrios, es que además de contar con fondos estatales (nacionales, provinciales y municipales) a excepción del de AMESYA, todos se localizan en la periferia, en la que no se cuentan con la extensión de servicios y equipamientos urbanos completos, y algunos de ellos en áreas privilegiadas desde el punto de vista paisajístico (Universidad y el de SMATA),

Ante todos estos cambios introducidos, donde algunas áreas se convierten en dinámicas y con altos valores inmobiliarios, mientras otras pierden importancia y quedan fuera del sistema de la ciudad, el municicipio observa la necesidad de contar con una rezonificación de la ciudad. Pero a pesar de que presentan el proyecto con el "fin de ganar en justicia en el aumento de los impuestos", en realidad se prevee para que se pueda ingresar recursos en una Municipalidad pobre.

Empresas grandes y medianas industriales y comerciales comienzan un periodo de reconversiones, asociación y venta de capitales, así como a la fexibilización de su producción. Grupo Excell compra Hipermercado Norte y Casa Tía, y en un periodo de ocho meses Carrefour se adueña de las empresas e intenta eliminar la competencia adjuntando a superpermado Aragone. (A excepción de Casa Tía,se trata de localizaciones de nuevos centros que desdibujan al clásico y tradicional centro Tandilense, pero con una concentración de poder económico y comercial en una sola firma). En el caso de los ex bancos de capital local, y casas de asegurdoras (Banco Comercial de Tandil, La Tandilense Seguros, El Centinela Seguros), fueron vendidos a otros capitales y en algunos casos –aseguradora El Centinela- cerraron. En ambos casos se produjeron despidos y mayor flexibilidad laboral.

Durante la última descripta nos encontramos con cambios muy grandes en la morfología e integridad funcional de la ciudad; cuyos capitales de inversión responsables o desencadenantes están en manos de la faz privada no local. A esto se le suman inversiones privadas locales de sectores en alto dinamismo como: los ligados al mercado inmobiliario y empresas de producción de bienes que se reestructuran en un ambito de flexibilización.

El gobierno municipal local, sólo tiene poder de intervención como promotor de planes de vivienda (en su mayoría se trata de planes postergados ya programados desde gobiernos anteriores), aprobar o desaprobar (con muchas presiones) la instalación y construcciones privadas, hacerse cargo de buscar soluciones al desempleo ligado a cambios de producción flexible en las industrias locales, y o pautar normas de convivencia que intenten dar organicidad a una ciudad que se está desdibujando en su estructura, trama y funciones tradicionales. Esto requiere repensar y redefinir los instrumentos de la gestión de la nueva ciudad.

Con respecto a la demanda de agua para consumo, y demanda de un manejo y previsión ante inundaciones quedan muy lejanas las decisiones integrales desde el municipio; ya que no es el municipio quien interviene en la construcción directa de la ciudad.

D) Demanda de Agua y de solución a su manejo y gestión:

A partir del conocimiento de la dinámica natural del emplazamiento de la ciudad (y los problemas de conformación de acuíferos naturales en sierra y piedemonte oeste y este, así como la de materialización de inundaciones naturales y por mal manejo de la cuenca), y considerando los elementos de la trama urbana y del equipamiento urbano, así como las construcciones hidráulicas que se dan cita en Tandil, se puede arribar a las siguientes conclusiones:

Existió ( y aún existe) un desconocimiento y falta de respeto del funcionamiento del medio natural (emplazamiento de la ciudad). Se ha incurrido en un entorpecimiento de las dinámicas de descarga hidráulicas de la cuenca y se ha mostrado una falta de planificación y o falta de aplicación de lo programado, a fin de que se ordene el crecimiento urbano. No se han marcado lineamientos claros desde el planeamiento de la ciudad, a fin de que todos los habitantes gocen de una mejor calidad ambiental.

Ese desconocimiento del medio natural se ve en el hecho de haber instalado Diques, Entubamientos, Puentes, Terraplenes sin los correspondientes cálculos de caudal previos, alcantarillados necesarios, etc. Aún así se han construido. Y una vez construidas, cada una de ellas no fue contemplada dentro de las tareas de mantenimiento adecuado.

La falta de respeto hacia la dinámica del medio se repite hacia la misma población que en ella vive. Esto se evidencia en el hecho de seguir permitiendo que la población se instale y construya sus hogares en un área inundable (Valle del Langueyú) como lo es el Eje Noreste; área en la que cada inundación la afecta, su población debe ser evacuada y llevar a cabo las tareas de indemnizaciones a familias afectadas. Estas familias, en un porcentaje mayor a 60% corresponden a clases sociales de muy bajos recursos, y aún no se les ha tendido equipamientos y servicios (inclusive los tan esenciales como el agua corriente, en un área donde se convive con industrias obsoletas y pozos o cámaras sépticas de autoconstrucción).

Este eje de crecimiento seguirá creciendo, sobre todo cuando no exista prohibiciones de uso, o no se permita la venta de los terrenos allí localizados, para la construcción de viviendas.

La falta de control de planeamiento, trae nuevos casos de inundados dentro del área céntrica de la ciudad. Se trata de las construcciones llevadas a cabo a ambos lados de los entubamientos (a 8 metros del eje central, siendo que el ancho del tubo tiene 6 metros). De allí que barrios enteros, construidos por créditos oficiales dejen al entubamiento como calle interna del barrio. En estos casos el desconocimiento de la existencia de las planicies de inundación, provoca que en cada lluvia el agua se materialice hasta las puertas de calle de cada vivienda e inclusive dentro de las mismas.

Las características naturales del área serrana, (área que tantas veces se ha tratado de integrar al Planeamiento como futuro eje de crecimiento), se ha mantenido como un eje casi exclusivamente de tipo espontáneo y reservado a población de clase social alta, en condiciones de construir las viviendas con los recaudos necesarios, hacer el equipamiento de sus pozos de agua y trasladarse en vehículos propios. Hasta que no se revea la posibilidad de llevar al área mejoras en equipamientos y servicios, lo más probable es que la ciudad siga creciendo teniendo la sierra a sus espaldas.
 

Recomendaciones propuestas:

A partir de esta aproximación y reconocimiento de problemas que surgen principalmente de la yuxtaposición de usos de suelo urbano en un emplazamiento del cual no se reconocen las características y la dinámica propias, surgen algunas propuestas que deberían tratar de llevarse a cabo en el corto y mediano plazo. Todas ellas son tendientes a revertir los procesos de degradación natural y o deterioros por acción antrópica que se relacionan en el crecimiento de la ciudad. Y todas ellas deben ser encaradas desde un programa que tienda a planificar sobre una realidad que día a día es más dinámica. Las acciones deben ser consensuadas y participativas pero siempre teniendo como artífice principal al ente municipal.

A) Medidas a Mediano Plazo:

Realizar un estudio pormenorizado de las características de caudal de la cuenca superficial; y de la base y comportamiento de la disponibilidad de aguas subterráneas.

Establecer una red de puntos de control, con la instalación de estaciones de aforo y monitoreo del comportamiento de los arroyos en alta cuenca.

Realizar un estudio de localización de futuros embalses o diques de piedra, que se ubiques en la parte serrana de la Cuenca del Langueyú.

Estudiar la forma de erradicación y llevar a cabo la erradicación de la población localizada dentro del eje de crecimiento NorEste de la ciudad.

Estudiar la regulación futura para instalaciones de usos dentro de planicies inundables, sobre todo en el área de llanura.

Gravar impositivamente a todas las industrias que arrojen efluentes y desperdicios de todo tipo en los cursos de arroyos entubados y sin entubar.
 
 

B) Medidas a Corto Plazo:

Encarar líneas de ordenamiento urbano y la destinación de presupuesto tendientes a la solución inmediata de la falta del servicio de agua corriente en el área que conforma el eje NorEste.

Conseguir líneas de créditos para la prosecución de obras de tendido de la red de agua corriente a fin de completar el servicio en el eje Norte (donde coexisten localizaciones Industriales y además existe un basamento poco profundo por debajo del piedemonte, con lo cual es muy difícil la extracción de agua de pozo).

Encarar la construcción de los pozos de agua distribuidores, incluidos ya en un Plan de Aguas de principios de la década de los años 80, los que modificarán las condiciones de acogida sobre el área serrana del Sur y Oeste de la ciudad.

Realizar trabajos de saneamiento y control en forma conjunta con tareas de apoyo a Defensa Civil, institución no gubernamental que atiende a distintos problemas de catástrofe en nuestra ciudad, entre ellos el tema de la población inundada.

Evacuar el actual Lago Del Fuerte durante los meses en los que no se producen lluvias y realizar la tarea tan postergada de draga de fondo y reparación de las compuertas atascadas por lodos.

Limpieza de interior de los entubamientos de arroyos, y de los cursos libres, intentando mantener el actual curso, sin grandes modificaciones de forma.

Realizar los controles de monitoreo de efluentes de Industrias locales que arrojan los mismos a los arroyos. Evaluar sus efluentes con vistas a una sanción o tasación impositiva elevada que permita revertir su posición de contaminante. Es decir tendientes a que instalen sus propias plantas de depuración y tratamiento.

Modificar la abertura de alcantarillados, y o la frecuencia de éstos sobre todo en infraestructuras de terraplenes de rutas y tendido de ferrocarril.

Encarar líneas de acciones participativas para crear conciencia ambiental en la población, a fin de que so sufra estafas por parte del trabajo inmobiliario de tipo especulativo.

Estas propuestas, de ninguna manera se pueden llevar a cabo en un periodo mayor a cinco años, ya que de su evolución depende la resolución de gran parte de los problemas que hoy se dan ante el crecimiento de la ciudad.
 
 

BIBLIOGRAFÍA:

Ascher, F. (1996) "DYNAMIQUES MÉTROPOLITAINES ET ENJEUX SOCIO-POLITIQUES". París. Artículo publicado en NUVEAUX TERRITOIRES URBAINS, de F.Ascher, G.Benko, M.Dear y otros.Revista Futur Antérieur Nº 29. Edit. L’ Harmattan. Pp147-162.

Beltrao Spósito, M. (1998) "A GESTAO DO TERRITORIO E AS DIFERENTES ESCALAS DA CENTRALIDADE URBANA" . Rio de Janeiro. Artículo publicado en Revista Território 4. Edit. Garamond. Pp27 37.

Benko, G., (1996), ECONOMÍA, ESPAÇO E GLOBALIZAÇAO NA AURORA DEL SÉCULO XXI, São Pablo. Edit. Hucitec. p 41.

Benko, G., (1999), LA CIENCIA REGIONAL. Bahía Blanca. Edit.Universidad Nacional del Sur.. Caps. III, IV y V.

Borja, J y Castells, M. (1997) LOCAL Y GLOBAL. LA GESTIÓN DE LAS CIUDADES EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN. Madrid, Edit. Taurus. Caps I y II.

Bruggi, M. (1987).CRISIS INDUSTRIAL EN TANDIL. Documento inédito correspondiente a su Tesis de Licenciatura en Historia. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Castells, M. (1995) LA CIUDAD INFORMAL. TECNOLOGIAS DE INFORMACION, REESTRUCTURACIÓN ECONÓMICA Y EL PROCESO URBANO-REGIONAL. Madrid. Edit.Alianza.

Ciccolella, P. 1999a "TERRITORIO DE CONSUMO" . Bahía Blanca. Artículo publicado en CIUDADES Y REGIONES FRENTE AL AVANCE DE LA GLOBALIZACION de Gorestein y Bustos Cara Compiladores. Editorial de la Universidad Nacional del Sur. Pp201-230.

Ciccolella, P. 1999b ECONOMIA GLOBAL, TERRITORIOS Y CIUDADES EN EL FIN DE SIGLO. Disertación del Curso de Postgrado, al tratar el tema de inestabilidad e incertidumbres en los nuevos espacios territoriales. Bahía Blanca.

Cicolella, P. 1999c "GRANDES INVERSIONES Y REESTRUCTURACION METROPOLITANA EN BUENOS AIRES:CIUDAD GLOBAL O CIUDAD DUAL DEL SIGLO XXI." Buenos Aires. Artículo de anterior edición que integrara el dossier para el Curso de Postgrado ECONOMIA GLOBAL, TERRITORIOS Y CIUDADES EN EL FIN DE SIGLO. Realizado en Bahía Blanca.UNS.

Coraggio, J. (1997) DESCENTRALIZACION, EL DÍA DESPUÉS... Buenos Aires. Oficina de Publicaciones del CBC de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Caps. II y III.

De Mattos, C. A., 1998 " GLOBALIZACIÓN, MOVIMIENTOS DEL CAPITAL, MERCADOS DE TRABAJO Y CONCENTRACIÓN TERRITORIAL EXPANDIDA". Porto Alegre. Artículo publicado en FRONTEIRAS NA AMERICA LATINA. ESPAÇOS EM TRANSFORMAÇAO. Editora da Universidades Federal do Rio Grande do Sul. Pp14-26.

Eigler, P. y Langeard, E.(1989). SERVUCCIÓN. EL MARQUETING DE LOS SERVICIOS. París. Editorial Mc Graw Hill. p183.

García, M. (1990) "EVOLUCIÓN DE USOS DEL SUELO EN TANDIL".Tandil. Capítulo de Tesis de Licenciatura PROBLEMÁTICA AMBIENTAL DE LAS CUENCAS DE LOS ARROYOS BLANCO, DEL FUERTE, LANGUEYU Y LAGO DEL FUERTE EN EL AREA URBANA DE TANDIL. Depto. De Geografía. UNCPBA. Pp127-136.

García,M.C.- 1993 "ANÁLISIS DEL MEDIO NATURAL DE LAS LOCALIDADES DE AZUL, NECOCHEA-QUEQUÉN, OLAVARRÍA Y TANDIL" En Informe de proyecto de perfeccionamiento"Implicancias ambientales del tratamiento de residuos sólidos urbanos" Beca de Perfeccionamiento de la Secretaría de Ciencia y Técnica. Universidad Nacional del Centro. Tandil.

Giamberardino G. (1999) "LA DESOCUPACIÓN COMO EFECTO VISIBLE DEL PROCESO DE REPULSIÓN DE LOS ESPACIOS SOCIALES". Tandil. Artículo Publicado en NUEVA ERA 80 ANIVERSARIO. Edic. Nueva Era. Pp 17-18.

Herview, B.(1993) LES CHAMPS DU FUTUR. París. Edit. Bourin. Pp.

Lan D. y Basconcelo, J. (1998) "ACTIVIDAD ECONÓMICA SECUNDARIA:LA INDUSTRIA". Tandil. Capítulo 7 de Velázquez,Lan yNogar compil. TANDIL A FIN DE MILENIO.CIG.UNC.pp170-187.

Manzanal, M. (1997). " Neoliberalismo y Exclusión Social. El rol del Estado, de los Organismos Internacionales de financiamiento y de la Sociedad civil". Dossier de Curso realizado en el Centro de Investigaciones Geográficas. Fac. Cs. Humanas de la UNCPBA.. Tandil. 21 de mayo.

Martner, C. (1995) "INNOVACION TECNOLÓGICA Y FRAGMENTACIÓN TERRITORIAL". Santiago de Chile. Artículo publicado en REVISTA EURE. Vol XXI, Nº 63., pp 69-76.

Mendez, R. (1997) GEOGRAFÍA ECONÓMICA: LA LÓGICA ESPACIAL DEL CAPITALISMO GLOBAL.Barcelona. Edit. Ariel. Caps. 4 y 5.

Mignaqui, I (1999). "DINÁMICA INMOBILIARIA Y TRANSFORMACIONES METROPOLITANAS. LA PRODUCCION DEL ESPACIO RESIDENCIAL EN LA REGION METROPOLITANA DE BUENOS AIRES EN LOS ’90." Bahía Blanca. Artículo publicado en CIUDADES Y REGIONES FRENTE AL AVANCE DE LA GLOBALIZACION de Gorestein y Bustos Cara Compiladores. Editorial de la Universidad Nacional del Sur. Pp255-283.

Mignaqui, I y Elguezabal L. (1996). "REFORMA DEL ESTADO, POLITICAS URBANAS Y PRACTICA URBANÍSTICA. LAS INTERVENCIONES URBANAS RECIENTES EN CAPITAL FEDERAL: ENTRE LA CIUDAD GLOBAL Y LA CIUDAD EXCLUYENTE" .Buenos Aires. Artículo publicado en POSTALES URBANAS DEL FINAL DEL MILENIO, Compilación de Harzer, H. Oficina de Publicaciones del CBC de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Pp219-239.

Moreno Giménez, A. y Escolano Utrilla, S. (1992). LOS SERVICIOS Y EL TERRITORIO. Madrid. Espacios y Sociedades 19. Editorial Síntesis. p191.

Nario, H. (1997). LOS PICAPEDREROS:TANDIL, HISTORIA ABIERTA 2. Tandil, Edic. Del Manantial.pp.285.

Passotti, P. -1958. "LOS DOMOS LACOLÍTICOS DE TANDIL" Publicación de la Universidad Nacional del Litoral. N° XLII. Argentina.

Precedo Ledo, A. (1996), CIUDAD Y DESARROLLO URBANO. Madrid, Edit. Síntesis. Caps 2,3 y 7.

Santos, M (1996). A NATURALEZA DO ESPAÇO. TECNICA E TEMPO RAZAO E EMOÇAO, São Pablo. Edit. Hucitec. Cap.11.

Santos, M. (1996b) DE LA TOTALIDAD AL LUGAR.Barcelona.Edit. Oikos Tau. Caps. 8 y 9.

Sassen, S. (1998) "CIUDADES EN LA ECONOMÍA GLOBAL:ENFOQUES TEORICOS Y METODOLÓGICOS". Santiago de Chile. Artículo publicado en REVISTA EURE.Vol. XXIV,Nº 71., pp 5-25.

Tricart, J.- 1962 "GEOMORFOLOGÍA DE LA PAMPA DEPRIMIDA" Informe INTA. Colecciones Científicas. Castelar.

Tricart, J.- 1987. Comunicación personal. Universidad Nacional del Centro. Tandil.

Velázquez, G. (1997). TANDIL, GEOESPACIOS SERIE CIUDADES INTERMEDIAS. La Serena. Instituto Panamericano de Geografía e Historia y Editorial de la Universidad de la Serena.

Velázquez, G. (1998). "LA DINAMICA DE LA POBLACIÓN TANDILENSE:EL MARCO HISTÓRICO-GEOGRÁFICO". Tandil. Capítulo 7 de Velázquez,Lan yNogar compil. TANDIL A FIN DE MILENIO.CIG.UNC.pp61-79.

Velázquez , G.y García, M. (1999). CALIDAD DE VIDA URBANA. APORTES PARA SU ESTUDIO EN LATINOAMERICA. Tandil. Centro de Investigaciones Geograficas. UNC. Pp299.

Velázquez, G.-1986 "VÍNCULOS ENTRE LA ESTRUCTURA DEMOGRÁFICA Y ECONÓMICA DE TANDIL, 1945-1985" Informe de Investigación. Beca de CONICET. Tandil.

Veltz, P. (1996) MUNDIALIZACIÓN CIUDADES Y TERRITORIOS. LA ECONOMÍA DE ARCHIPIÉLAGOS. Barcelona. Edit. Ariel. Cap.2


  VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL